En este artículo me propongo distinguir, la importancia de el amor en el matrimonio y las habilidades que adquirimos audazmente lo implementamos en nuestras conductas diarias , con ello,  trascendemos en el ejemplo a la familia educando moralmente y con responsabilidad a nuestros hijos, viviendo así, con fortaleza nuestro matrimonio.

 

Para empezar, he de mencionarles que “El amor” se ha vendido durante mucho tiempo de forma “Romántica” …en las  novela, en el cine, en las series y redes sociales … y lamentablemente para muchos ha sido la única forma que perciben ó se les ha educado en el amor y cuando buscan una pareja viven la relación de forma fantasiosa y muchas veces no entienden porque no pueden encontrar a la persona que los quiera y formar a la familia feliz.

 

El saber amar es un deber de educación y de vocación, que en principio se experimenta en la familia y en el centro se encuentran el esposo y la esposa, que son el padre y la madre. Su preparación debe ser continua y artesanal porque con el ejemplo que dan en la convivencia pueden ofrecer conductas generosas que permitan la atención a las necesidades de los hijos, para así, lograr construir hogares sólidos y fecundos.

 

Es muy claro,  tenemos un problema grave en la actualidad que debemos enfrentar, la violencia a la mujer y abuso en menores de edad están afectando a las familias para construir hogares sólidos y fecundos y la construcción de conductas atentas y generosas se les atribuye a los padres dentro de cada hogar y familia formándonos y educándonos para la vocación más importante de nuestras vidas que es ser padres. Esta situación no está pasando en la mayoría de las familias y se puede sustentar con las estadísticas que muestra el INEGI donde se manifiesta violencia en el hogar, 4 de cada 10 madres, y 2 de cada 10 padres, sin importar el ámbito de residencia, reportan pegarle o haberles pegado a sus hijos ó hijas cuando sintieron enojo o desesperación.

Según datos de la ENIM (2015), al examinar diversas maneras de cuidado en el hogar, los datos sugieren que 5 .1% de las niñas y niños menores de 5 años fueron dejados con cuidados inadecuados, es decir, estuvieron solos o al cuidado de otro niño o niña menor de 10 años. Adicionalmente, 63% de las niñas y niños de entre 1 y 14 años han experimentado al menos una forma de disciplina violenta durante el último mes . Las prácticas más comunes suelen ser agresiones psicoló- gicas seguidas por otro tipo de castigos físicos y, en último lugar, castigos físicos severos (palizas o golpes con objetos) . Este último método fue experimentado por al menos 6% de las niñas y niños del país.

 

Apapacho, la ternura y el abrazo son importantes en la familia pero el reconocer cuando los padres nos estamos equivocando, perdonarnos y pedir perdón para resarcir el daño, es fundamental para tener un cambio real cabe mencionar que los especialistas dedicados a la consultoría familia y terapeutas nos ofrecen la orientación adecuada para encontrar solución a la problemática.

 

Fuente:

Fuente: INSP, UNICEF. Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres en México 2015

Fuente: INEGI. Encuesta nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares*
* Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Encuesta nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares (ENDIREH), México: INEGI, 2016 .

 

 

 

 

Attachments
  • jessica-rockowitz-6c4uhhe68yq-unsplash-2
  • john-mark-smith-9qtqfihyles-unsplash-2
  • jessica-rockowitz-6c4uhhe68yq-unsplash
  • john-mark-smith-9qtqfihyles-unsplash

Related Post

¿Quieres comentar algo?

*

*